CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

24/11/08

Dancestra: De Limón para el mundo


¿Desde cuándo existe el grupo afrocaribeño Dancestra y cómo está estructurado?

El grupo de Limón se llama Dancestra, que significa la danza de los ancestros, queríamos darle ese significado para simbolizar la danza que heredamos así como todo lo que tenemos de contemporáneo, hacemos una fusión de estos elementos.

Tenemos 11 años de estar juntos, porque las clases en el Taller Nacional de Danza las inicié hace unos 15 ó 16 años. En el grupo de Limón somos pocos integrantes, en nuestro tiempo libre nos reunimos constantemente para ensayar y proponer ideas nuevas, ahora tenemos muchos proyectos para el año entrante.

En el grupo han entrado varias personas, no necesariamente se tiene que ser profesional, solamente hay que tener ganas de bailar, sacar las horas de ensayo, y tener un criterio profesional hacia el trabajo. A veces se cree que el profesional es sólo el que se dedica completamente a una actividad, pero no es así, se puede tener un criterio de trabajo profesional con base en la actitud que se tenga al enfrentar una propuesta.


¿Cómo ha sido el trabajo con Dancestra?

Yo fui director del grupo Danza Teatro Cariari, que fue anterior a Dancestra, con ellos yo logré viajar a República Dominicana y a Honduras. Con Dancestra hemos hecho giras nacionales a diversos puntos del país. Participamos en el Festival Nacional de las Artes en el 2003, donde logramos fusionar con bailarines de folclor, músicos y el grupo Dancestra, a más de 35 personas en escena, en un espectáculo llamado “Herencia Negra”, que tuvo mucha aceptación por parte del público, se presentó en el Teatro Popular Melico Salazar en San José, y también en Limón donde tuvo lugar esa edición del Festival de las Artes. Hasta la fecha hay gente que todavía lo recuerda y comenta.

¿Cuáles son tus principales influencias dentro de la danza, como bailarín y como profesor?

Yo admiro mucho a la Compañía de Danza de Alvin Ailey, que me parece un logro de una persona tan especial, que logró desarrollar una compañía de la nada, donde unió a negros, latinos y japoneses, y recreó toda la hermosa cultura afro. Ellos me han influenciado mucho, es mi grupo madre, hacer lo que ellos hacen es un sueño, pues tienen un nivel técnico muy alto, pero lo que transmiten al público también es maravilloso.

(Extracto de entrevista con Claudio Taylor, bailarín y coreógrafo afrocostarricense)